El cielo se decolora,

parece ser la rotación

de una acuarela,

mezclando el agua con orujo

y los pájaros con policías,

sin ningún fruto envolvente

que me refugie en el templo

sagrado de una roca…