Te he visto empezar desde abajo,

abriendo paso entre fábulas

y rumbos abstractos,

saltando con tus cuatro patas

llenas de suerte y tan dulce

como las mieles de Grecia…