Piel,

polvo inculto de la tierra,

pellejo reseco de la discordia,

la frontera soberana

del penúltimo poema.

Piel,

más allá de la frontera,

el amor inventa otra receta,

besa nubarrones

y cincela a la taciturna

ubicuidad del cielo…