Asombro, reflexión y engaño:

la dialéctica es para el duende,

la poesía para el diablo,

para expulsar y para transgredir,

la poesía es como una familia

acostándose con hambre…