Me piden dejar viento en la cola

y brisa en la cabellera.

De allí el afán de la gente,

pertenecer a una tribu;

cuando tu patrimonio sea afectivo,

escríbeme un poema…